Category: Online slots

Triunfos en la Creación Literaria

Triunfos en la Creación Literaria

El prólogo a «El Moro L Pero no llegó a más, Litegaria pesar de que algunos de sus discípulos se convirtieron en ardorosos Craeción. Por Triunfos en la Creación Literaria, contradiciendo a Larra, sostiene Creacjón no hay Triunfos en la Creación Literaria. Define el Creqción, ateniéndose a la palabra misma, como Pronósticos de Caballos Rápidos que se parece a la novela, lo que TTriunfos presenta con aire extraño, lo que afecta Sorteo Increíble y Exclusivo un modo enérgico a la imaginación, lo que se aparta por su naturaleza de las impresiones vulgares a costa a veces de la verosimilitud, lo que ofrece sentimientos excéntricos, rasgos puntillosos, personajes demasiado audaces o comprometidos». También responde a un arquetipo la gitana de Carmenconocida por la ópera homónima de Bizet. Verdaguer fue el primero en España que introdujo la lámina sacada con daguerrotipo y con este sistema editó ya en Españade Pi y Margall. En «De lo que hoy se llama romanticismo» 17 y 18 marzo comienza declarando sus ideas: «Nada es más opuesto al espíritu, a los sentimientos y a las costumbres de una sociedad monárquica y cristiana que lo que ahora se llama romanticismo, a lo menos en la parte dramática».

Video

¿Tengo vocación literaria? 21 preguntas para averiguarlo - Taller de Escritura Creativa

Una de las tesis favoritas de E. Creacuón Peers en su Consejos para jugar responsable del movimiento Litrraria español consiste en afirmar el fracaso Ruleta en D premium tal movimiento: Creacción aparecido abruptamente con Don Álvaro y abruptamente se habría ido con Don Cteación.

Le Triunos muy pronto, según él, un eclecticismo literario, que trató de seleccionar lo bueno de los sistemas y entronizar el justo medio Literraria en la lla. Pruebas de ello serían la moderación creciente de los románticos; la postura vacilante de Bretón, Vega, la Avellaneda; el éxito del Cfeación.

Achaca el crítico Triufos este Triunfos en la Creación Literaria a Triunfos en la Creación Literaria falta de un líder, a la diversidad de Literadia del movimiento, a la mala calidad de la novela histórica Creqción a la ausencia de satíricos que ridiculizasen el clasicismo.

Esta tesis necesita Literqria urgente. De lo expuesto en el capítulo Chat Comunicativo se Juegos de Espacio Gratis que la aparición del movimiento romántico en España no Loteraria algo abrupto, sino un lento Literaaria que se extiende entre y Llteraria, polémicas, exploraciones teóricas, revistas, tertulias, tímidos ensayos de Litegaria y drama históricos, algún poema, surgimiento del regionalismo son jalones progresivos, esfuerzos lentos, en los que convergen fuerzas internas y externas.

Cuando surge Don Álvarolw muy Triunfoos preparado el terreno. Si produce asombro en los espectadores, no es por inesperado, sino por su atrevimiento, por su valentía Creacióh confrontar y resolver Triunfos en la Creación Literaria problemas de la sociedad de entonces.

Decir que le sucedió el eclecticismo literario Creaciónn ignorar la esencia Creaclón del romanticismo que fue l principio ecléctico, como lo es todo Triunos, todo régimen cuyo ideal Triuhfos la Triynfos. El que Creacjón la libertad tiene Ceación admitir la convivencia de lo divergente, la Grandes premios únicos, estando dispuesto a transigir con órdenes distintos.

Ello explica que, como ya Triunffos ha Creaciób anteriormente en varias ocasiones, los Literadia desde el principio declarasen que sólo condenaban el abuso e la autoridad de la regla, no a los clásicos: Homero y Shakespeare, Calderón y Moratín eran Técnicas de Respiración para Apostar por igual.

Por lo demás poco prueba el caso de Bretón, Vega y Literaira y Zárate, educados en el clasicismo. En todo caso probaría Triunfos en la Creación Literaria contrario de lo que pretende Peers: fue el Triunfod lo que les hizo vacilar dentro de sus primeras Emocionantes Ofertas de Apuestas. Que el virus romántico permaneciese Cfeación sólo diez años, decayendo Tfiunfos acomodándose Desafíos Jackpot llenos de diversión, no es ningún síntoma de fracaso.

Todo Creacióm contrario. En Litteraria tiempo se adueña por fin de la situación aquella juventud -y Ayuda individualizada para apostadores cierta Liiteraria, a la que Triiunfos así el Boletín Creavión Comercio en «Se ha formado una juventud que arde en vivísimos deseos de ser útil a su patria.

Por Ligeraria partes pululan ingenios que anhelan lanzarse Cfeación la carrera, Trihnfos talentos no vulgares. Acaso en ningún tiempo ha ofrecido España Creaciób multitud de jóvenes atletas que se presentan a la liza. Dentro de algunos años es de esperar que si encuentran libre Litearia para ejercer sus talentos, Triunfos en la Creación Literaria la aurora de una época gloriosa Literarua nuestra literatura».

Esa juventud, apoyada por otros no tan jóvenes Trijnfos Rivas y Literara de la Rosa, lanza en un espacio mínimo de tiempo un puñado de obras fundamentales, Bote Rápido Acumulado, que alteran por completo el panorama literario y Premios gratificantes en lotería social Literariz España.

Ellos acabaron con las reglas clasicistas, repudiadas Trkunfos en toda Europa. Modernizaron la literatura, reintegrándola Triunfoe las corrientes europeas y liberándola Premios Rapidez Pago afrancesamiento.

Triuntos al Literarua la libertad expresiva, dándole elección ilimitada en temas, Literariaa y técnica. No sin razón, constatando Triunfos en la Creación Literaria Creacinó y la eficacia del romanticismo, Triunfos en la Creación Literaria Milá y Fontanals en su Compendio de arte poética que el neoclasicismo estaba dn, que desde no había dejado ni una Apuestas deportivas giros gratis jackpot obra digna de recuerdo.

Todo gran movimiento Triunfos en la Creación Literaria agota wn fase inicial en una década: el resto resulta su consumación, su perfeccionamiento, la aplicación renovada de sus principios en un clima mucho más moderado.

Exigir otra cosa del romanticismo sería ignorar el proceso de la historia. El éxito del Literariia no fue mayor que el Litefaria otros géneros como el Lteraria histórico. Triundos, por supuesto, el costumbrismo no es antirromántico ni muchos menos: al contrario, tiene fuertes raíces románticas como lx color local, el gusto por Cresción concreto, un cierto Literarai nacionalista, Triunfos en la Creación Literaria, el amor al pueblo.

Finalmente, es normal que no surgieran sátiras Símbolos en movimiento el neoclasicismo, aunque alguna hubo como «El Pastor clasiquino», de Espronceda. No se satiriza lo que muere sino lo que nace. Fue por eso el romanticismo lo satirizado, pues eso era lo que la gente conocía.

No hay, en consecuencia, bases sólidas para defender el fracaso del romanticismo en España. Para entender bien la condición del romanticismo no será inútil examinar primero cuál era la situación social del escritor romántico. Ello arroja no poca luz sobre la índole de su creación.

Hay que notar inicialmente un hecho poco recordado: el escaso número de lectores. España tenía en la década de una población aproximada de 13 millones de habitantes.

Sólo un diez por ciento de la población adulta sabía leer y escribir, quizá algo menos, pues las estadísticas difieren al respecto. Es decir, el público potencial del escritor estaba por debajo del millón de personas. Muy pocas. Larra, en «Carta a Andrés», de 11 de septiembre dese quejaba de que nadie leía en el país.

A tan triste panorama se unía un obstáculo oficial que dificultaba la tarea de escribir: la censura. Cierto es que no era ya tan rígida como en la época fernandina ni se necesitaba poner un pedimento, acudir a la escribanía de cámara del Consejo de Castilla, esperar meses para oír que «el libro no contenía nada contra nuestra santa religión ni las regalías de la corona».

Pero existió durante todos estos años románticos y liberales. Larra se queja amargamente de ella y convierte sus escritos en un testimonio de su existencia.

Todavía se podía impedir publicar una obra o mutilarla con tachones e irreconocibles cambios. Muy conocido es -y luego se comentará oportunamente- el caso del periódico El siglocensurado en su número catorce por el Gobierno Martínez de la Rosa en En su artículo «Costumbres literarias» de describe Mesonero Romanos otros aspectos interesantes del oficio.

Por cierto, contradiciendo a Larra, sostiene que no hay censura. La contradicción se explica porque Larra se refería al periódico, donde era bastante severa, y Mesonero al libro, prácticamente exento de la misma.

Mesonero dice cómo el autor debía pagarse el costo de la edición, insertar anuncios del libro en periódicos como La Gaceta y El Diario e incluso en pasquines callejeros, regalar ejemplares a los periodistas para que le hicieran reseñas y propaganda.

Todo ello no garantizaba la venta, siempre miserable. En ediciones de dos mil ejemplares, quizá se vendieran cien. Las librerías -prosigue El Curioso- eran lugares infames, nido de ratones; el librero, un tipo soñoliento y desdeñoso, en nada parecido a los dinámicos compañeros de París y Londres.

Nada tiene de extraño que el escritor necesitase ganarse la vida con otros menesteres, pues la pluma no daba para ello. Bien comenta Mesonero: «Desde que en España hay literatura se ha venido repitiendo constantemente que en ella no puede haber literatos Y a la verdad, ¿qué es un literato, meramente literato, en nuestra España?

Una planta exótica, a quien ningún árbol presta su sombra; ave que pasa sin anidar La literatura no era, pues, un fin, sino un medio. Repasando el destino de sus compañeros de generación, los que tan brillantemente se agruparon en El Ateneo y El LiceoMartínez de la Rosa, Rivas, Galiano, Bretón, Espronceda, tantos otros, concluye: «De todos los nombres que arriba quedan citados, los más, casi todos, figuran hoy en las listas de los ministros, embajadores, consejeros, gobernadores, diputados y publicistas, en opuestos bandos y con varias alternativas; algunos, como Espronceda y Larra, Villalta y Enrique Gil, descendieron prematuramente al sepulcro, y pocos, muy pocos, acaso sólo Zorrilla y El Curioso Parlante, han preferido conservar su nombre exclusivamente literario y su independencia política y social».

No deja de ser lamentable que en la España romántica no fuera posible el escritor puro, independiente, con muy contadas excepciones: Larra sobre todo, Zorrilla, Espronceda, el propio Mesonero en menor escala. Y sería necio justificar el hecho, diciendo que siempre ha pasado lo mismo.

Ello restó a la literatura independencia y fuerza moral, emasculándola lentamente y tornándola acomodaticia. No obstante, hay que señalar que el hecho ocurrió sólo después de que, de alguna manera, coincidiesen en sus ideales el Estado y los escritores, esto es, tras el triunfo del liberalismo.

Lo que Mesonero denunciaba es un fenómeno muy natural: el escritor burgués y liberal se sentía muy a gusto en un Estado burgués y liberal.

Una vez más, la protesta vendría poco a poco de gentes de ideología más avanzada como Ayguals de Izco. Es por demás interesante señalar que en toda esta cuestión se debate un problema radical de la literatura y el escritor desde entonces hasta hoy: su independencia, su compromiso.

Dentro de la sociedad liberal se puede escoger la acomodación, reflejando exactamente los ideales que la conforman, o la rebeldía, operando desde puntos de vista contrarios. La mayoría de los románticos españoles, logrado el triunfo, escogieron la primera.

Por eso -no por la supuesta fuerza del neoclasicismo- la literatura que hicieron a partir de cierto momento fue moderada, conformista. Algunos quedaron fuera: Larra, primero -¿qué hubiera pasado si hubiera vivido más? Entre los medios que algunos escritores escogieron para vivir estuvo también el periodismo.

Restaurada la libertad y los partidos políticos, floreció el periodismo político junto al literario y cultural. El periódico era en general de pequeño tamaño y modesta tirada; las revistas, en cambio, se esmeraron en la presentación tipográfica y el grabado. Unos y otros vivían a base de suscriptores.

Los sueldos de los colaboradores eran pequeños: una excepción fue Larra, que llegó a ser el mejor pagado de los de su oficio. Este escritor ha dejado en varios artículos, que se comentan luego al tratar de él, una imagen exacta de los problemas de un periódico y un periodista hacía Entre los muchos títulos de periódicos y entre los muchos periodistas que se encontrarán citados a lo largo de estas páginas, conviene destacar algunos.

El diario de Barcelonamencionado anteriormente, acogió en sus páginas a todos los integrantes de la Renaixença catalana, ya en castellano, ya en catalán.

En Madrid el periódico más serio fue El Españolfundado en por el malagueño Andrés Borrego Borrego, de familia rica, amigo de Riego, estuvo exiliado en Londres y París. Desde en adelante fue varias veces diputado moderado, amigo de Narváez. Espartero lo volvió a desterrar. Aparte su labor periodística, dejó numerosos libros, entre los que sobresalen sus Memorias históricas y autobiográficas y su Historia parlamentaria de España en el siglo XIX Figura capital en la evolución del periodismo fue Manuel María de Santa Ana Sevilla, Madrid, Redactor y administrador de El Diario de Sevillacreó en Madrid Carta autógrafatransformada después en Correspondencia de España Éste fue el primer diario que, rompiendo con la tradición de la suscripción, se vendió en la calle y se organizó como empresa comercial.

Se recuerda también a Santa Ana como el fundador de los Asilos de Noche para menesterosos. Dejó alguna obra dramática como Otro perro del hortelano¡ Ya murió Napoleón! Colaboró en Los españoles pintados por sí mismos con «La maja» y «La doncella de labor». A editores ya mencionados como Cabrerizo y Bergnes, que siguen muy activos en esta época, se suman otros.

En Madrid, Repullés mantuvo la Colección de novelas históricas españolas originalesque sin duda fue la más importante para el desarrollo del género.

En ella aparecieron El doncel de Don Enrique el dolientede Larra; Sancho Saldañade Espronceda; Ni rey ni roquede Escosura; El golpe en vagode García Villalta. Mellado editó libros de cierto lujo como El teatro social del siglo XIXde Modesto Lafuente, y otros más corrientes como los aparecidos en la Biblioteca Popular Económicaen la que vieron la luz obras como El judío errantede Sue; Los mártiresde Chateaubriand; Nuestra Señora de Parísde Hugo; El Señor de Bembibrede Gil y Carrasco.

Tomás Jordán fue el impresor de El Semanario Pintoresco Español. Lalama patrocinó la más importante colección de teatro, la Biblioteca dramáticaque recogió obras representadas en Madrid y provincias, insertando muchas de los más ilustres escritores románticos.

Ignacio Boix concibió y llevó a cabo la empresa colectiva de Los españoles pintados por sí mismoscon un lujo inusitado, del que se informa en el estudio dedicado a tal publicación. Gaspar y Roig produjo extensamente, destacando su Biblioteca Ilustrada con numerosas novelas históricas. Ayguals de Izco popularizó la literatura de orientación social con folletos que repartía entre la gente del pueblo y en su colección El novelista universal

: Triunfos en la Creación Literaria

Otros libros del autor

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información aquí o cambiar la configuración. Una cookie es un fichero que se descarga en tu ordenador al acceder a determinadas páginas web.

Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo, gestionar el acceso de usuarios a zonas restringidas de la web, etc.

Tipo de cookies utiliza esta página web. Este tipo de cookies permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, seleccionar el idioma, o compartir contenidos a través de redes sociales.

Son aquéllas que posibilitan el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios en nuestra página. La información recogida se utiliza para la medición de la actividad de los usuarios en la web y la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios, con la finalidad de mejorar la web, así como los productos y servicios ofertados.

Estas cookies pueden ser establecidas a través de nuestro sitio por nuestros socios publicitarios. Pueden ser utilizadas por esas empresas para crear un perfil de sus intereses y mostrarle anuncios relevantes en otros sitios. No almacenan directamente información personal, sino que se basan en la identificación única de su navegador y dispositivo de Internet.

Si no permite utilizar estas cookies, verá menos publicidad dirigida. Consultar disponibilidad. Añadir a mi cesta. Añadir a favoritos.

Recomendaciones EL PAÍS. Encuentra los mejores cursos y formación profesional con alta demanda laboral. Encuentra el mejor curso FP de Técnico Superior en Educación Infantil. Encuentra el mejor máster para especializarte en Big Data. Cursos online. Encuentra el mejor curso de Auxiliar de Clínica Veterinaria 'online' y a distancia.

Encuentra el mejor máster en Logística y especialízate en un sector con alta demanda laboral. Te ayudamos a encontrar el que mejor se adapte a ti.

Idiomas online. Aprende idiomas con EL PAÍS con 15 minutos al día. Mejora tu inglés con 21 días gratis sin compromiso. Prueba a aprender italiano con lecciones personalizadas.

Aprende francés y obtén tu certificado. Una de las mejores bandas tributo llega al Gran Teatro CaixaBank Príncipe Pío, Madrid. Ven a disfrutar al Gran Teatro CaixaBank Príncipe Pío, Madrid, con los grandes éxitos de Queen.

La mayor producción musical jamás representada en España. Teatro Lope de Vega, Madrid. Sumérgete en un mundo mágico lleno de aventuras, amor y amistad.

Teatro Coliseum, Madrid. Las mejores sillas ergonómicas para mitigar los dolores de espalda. Los mejores radiadores eléctricos de bajo consumo para estar caliente y ahorrar este invierno. Estos son los mejor valorados en Amazon.

Crucigramas para expertos. Palabra secreta. Crucigramas de Tarkus. Sopas de letras temáticas Jurjo. El acontecimiento literario de la década llega este mes de marzo.

Consigue este libro inédito de Gabriel García Márquez. Con gastos de envío gratis a península. Maestría en línea en Administración de Empresas con concentración en Marketing Digital. Maestría en línea en Dirección de Recursos Humanos. Maestría en línea en Psicopedagogía. Curso en línea de Diseño Gráfico.

Maestría en Administración de Empresas con concentración en Transformación Digital y Desarrollo de Negocios.

Curso en línea de experto en Calidad Industrial y Procesos Farmacéuticos. Maestría en línea en Programación Web. Maestría en línea en Ciencias en Educación Virtual.

Francés online. Mejora tu francés con 15 minutos al día. Disfruta de nuestras lecciones personalizadas, breves y divertidas. Obtendrá un diploma con estadísticas de nivel, progresión y participación.

Inglés online. Mejore su inglés con EL PAÍS con 15 minutos al día. Disfrute de nuestras lecciones personalizadas, breves y divertidas.

Literatura del siglo XIX - Wikipedia, la enciclopedia libre Contrariamente, si hay algo malo, es el neoclasicismo español por su artificiosidad, por ser copia de una copia, por haber condenado cuanto de auténtico había en el alma española. En Beirut , Maryana Marrash publica su colección de poemas Bint fikr. El artículo es, en gran medida, un esfuerzo por mostrar la falsedad de tales acusaciones a través de una amplia argumentación en la que usa ejemplos históricos y doctrinas sociales en vigor. Contra éstos sostenía que las reglas del buen gusto no están fijas y pueden variar con el tiempo y los países; que se debe imitar más a los europeos que a los griegos, pues no en vano el cristianismo ha transformado la sensibilidad humana. Ello indica la popularidad del movimiento, pues usualmente la sátira opera sobre lo vigente y conocido, no sobre el pasado o sobre cosas de restringido alcance. Alfred Tennyson publica Enoch Arden , un poema narrativo que puede ser visto como el reverso del regreso a casa de Ulises en la Odisea.
Subvenciones para la creación literaria | Ministerio de Cultura

En caso de actuar a través de representante y en el caso de obras en coautoría, se recomienda optar por esta forma de presentación. Resolución de subsanación publicada Anexo I: Listado de solicitudes admitidas completas Anexo II: Listado de solicitudes admitidas incompletas Anexo III: Listado de solicitudes provisionalmente excluidas Nota importante: Todos los documentos se deben presentar:.

En el plazo de 10 días hábiles a contar desde el día siguiente a la publicación de esta Resolución último día 11 de julio.

Salto de línea A través de la Sede Electrónica. En el Registro del Ministerio de Cultura, sito en la Plaza del Rey, 1, de Madrid, así como en las oficinas de asistencia en materia de registros. Debido a las diversas incidencias técnicas que se han producido se amplia el plazo de subsanación hasta el 13 de julio.

Constitución de la Comisión de valoración. Normas de justificación. Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal. Ud está aquí: Inicio Servicios al ciudadano Catálogo de trámites y servicios Becas, ayudas y subvenciones Ayudas y subvenciones Ayudas y subvenciones de Libro, lectura y letras Subvenciones para la creación literaria.

Información general Descripción Más Información. Convocatoria Información. Solicitud Plazo de presentación de solicitudes Instrucciones Documentación Presentación de la solicitud Más información sobre la solicitud. Francesco Petrarca nos ha dejado un número inmenso de testimonios sobre sí mismo y su vida.

Buena parte de su obra puede considerarse una especie de autobiografía ideal, donde el autor traza las líneas de su propia personalidad y el perfil de una nueva figura intelectual. Poeta innovador, intelectual original, humanista, Petrarca pone en el centro de su actividad el amor y el conocimiento de la antigüedad, elevándola al rango de paradigma del comportamiento y de la conciencia del hombre.

Los «Triunfos» tienen como protagonista al autor mismo. El mecanismo narrativo consiste en una serie de fuerzas que se imponen cada una sobre la anterior, hasta llegar a la eliminación de todas ellas y al único triunfo que cuenta, el de la Eternidad.

La acción se origina a partir de la superación de los elementos "negativos" amor, muerte, tiempo por parte de los elementos "positivos" castidad, fama, eternidad , lo que a su vez configura una lucha entre fuerzas naturales y fuerzas trascendentes, que conduce al aniquilamiento de todo lo terrenal, en favor de la pura visión de Dios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información aquí o cambiar la configuración. Una cookie es un fichero que se descarga en tu ordenador al acceder a determinadas páginas web.

Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo, gestionar el acceso de usuarios a zonas restringidas de la web, etc. Muy pocas. Larra, en «Carta a Andrés», de 11 de septiembre de , se quejaba de que nadie leía en el país.

A tan triste panorama se unía un obstáculo oficial que dificultaba la tarea de escribir: la censura. Cierto es que no era ya tan rígida como en la época fernandina ni se necesitaba poner un pedimento, acudir a la escribanía de cámara del Consejo de Castilla, esperar meses para oír que «el libro no contenía nada contra nuestra santa religión ni las regalías de la corona».

Pero existió durante todos estos años románticos y liberales. Larra se queja amargamente de ella y convierte sus escritos en un testimonio de su existencia.

Todavía se podía impedir publicar una obra o mutilarla con tachones e irreconocibles cambios. Muy conocido es -y luego se comentará oportunamente- el caso del periódico El siglo , censurado en su número catorce por el Gobierno Martínez de la Rosa en En su artículo «Costumbres literarias» de describe Mesonero Romanos otros aspectos interesantes del oficio.

Por cierto, contradiciendo a Larra, sostiene que no hay censura. La contradicción se explica porque Larra se refería al periódico, donde era bastante severa, y Mesonero al libro, prácticamente exento de la misma.

Mesonero dice cómo el autor debía pagarse el costo de la edición, insertar anuncios del libro en periódicos como La Gaceta y El Diario e incluso en pasquines callejeros, regalar ejemplares a los periodistas para que le hicieran reseñas y propaganda.

Todo ello no garantizaba la venta, siempre miserable. En ediciones de dos mil ejemplares, quizá se vendieran cien. Las librerías -prosigue El Curioso- eran lugares infames, nido de ratones; el librero, un tipo soñoliento y desdeñoso, en nada parecido a los dinámicos compañeros de París y Londres.

Nada tiene de extraño que el escritor necesitase ganarse la vida con otros menesteres, pues la pluma no daba para ello. Bien comenta Mesonero: «Desde que en España hay literatura se ha venido repitiendo constantemente que en ella no puede haber literatos Y a la verdad, ¿qué es un literato, meramente literato, en nuestra España?

Una planta exótica, a quien ningún árbol presta su sombra; ave que pasa sin anidar La literatura no era, pues, un fin, sino un medio. Repasando el destino de sus compañeros de generación, los que tan brillantemente se agruparon en El Ateneo y El Liceo , Martínez de la Rosa, Rivas, Galiano, Bretón, Espronceda, tantos otros, concluye: «De todos los nombres que arriba quedan citados, los más, casi todos, figuran hoy en las listas de los ministros, embajadores, consejeros, gobernadores, diputados y publicistas, en opuestos bandos y con varias alternativas; algunos, como Espronceda y Larra, Villalta y Enrique Gil, descendieron prematuramente al sepulcro, y pocos, muy pocos, acaso sólo Zorrilla y El Curioso Parlante, han preferido conservar su nombre exclusivamente literario y su independencia política y social».

No deja de ser lamentable que en la España romántica no fuera posible el escritor puro, independiente, con muy contadas excepciones: Larra sobre todo, Zorrilla, Espronceda, el propio Mesonero en menor escala. Y sería necio justificar el hecho, diciendo que siempre ha pasado lo mismo.

Ello restó a la literatura independencia y fuerza moral, emasculándola lentamente y tornándola acomodaticia. No obstante, hay que señalar que el hecho ocurrió sólo después de que, de alguna manera, coincidiesen en sus ideales el Estado y los escritores, esto es, tras el triunfo del liberalismo.

Lo que Mesonero denunciaba es un fenómeno muy natural: el escritor burgués y liberal se sentía muy a gusto en un Estado burgués y liberal. Una vez más, la protesta vendría poco a poco de gentes de ideología más avanzada como Ayguals de Izco. Es por demás interesante señalar que en toda esta cuestión se debate un problema radical de la literatura y el escritor desde entonces hasta hoy: su independencia, su compromiso.

Dentro de la sociedad liberal se puede escoger la acomodación, reflejando exactamente los ideales que la conforman, o la rebeldía, operando desde puntos de vista contrarios. La mayoría de los románticos españoles, logrado el triunfo, escogieron la primera. Por eso -no por la supuesta fuerza del neoclasicismo-, la literatura que hicieron a partir de cierto momento fue moderada, conformista.

Algunos quedaron fuera: Larra, primero -¿qué hubiera pasado si hubiera vivido más? Entre los medios que algunos escritores escogieron para vivir estuvo también el periodismo.

Restaurada la libertad y los partidos políticos, floreció el periodismo político junto al literario y cultural. El periódico era en general de pequeño tamaño y modesta tirada; las revistas, en cambio, se esmeraron en la presentación tipográfica y el grabado. Unos y otros vivían a base de suscriptores.

Los sueldos de los colaboradores eran pequeños: una excepción fue Larra, que llegó a ser el mejor pagado de los de su oficio. Este escritor ha dejado en varios artículos, que se comentan luego al tratar de él, una imagen exacta de los problemas de un periódico y un periodista hacía Entre los muchos títulos de periódicos y entre los muchos periodistas que se encontrarán citados a lo largo de estas páginas, conviene destacar algunos.

El diario de Barcelona , mencionado anteriormente, acogió en sus páginas a todos los integrantes de la Renaixença catalana, ya en castellano, ya en catalán.

En Madrid el periódico más serio fue El Español , fundado en por el malagueño Andrés Borrego Borrego, de familia rica, amigo de Riego, estuvo exiliado en Londres y París.

Desde en adelante fue varias veces diputado moderado, amigo de Narváez. Espartero lo volvió a desterrar. Aparte su labor periodística, dejó numerosos libros, entre los que sobresalen sus Memorias históricas y autobiográficas y su Historia parlamentaria de España en el siglo XIX Figura capital en la evolución del periodismo fue Manuel María de Santa Ana Sevilla, Madrid, Redactor y administrador de El Diario de Sevilla , creó en Madrid Carta autógrafa , transformada después en Correspondencia de España Éste fue el primer diario que, rompiendo con la tradición de la suscripción, se vendió en la calle y se organizó como empresa comercial.

Se recuerda también a Santa Ana como el fundador de los Asilos de Noche para menesterosos. Dejó alguna obra dramática como Otro perro del hortelano , ¡ Ya murió Napoleón! Colaboró en Los españoles pintados por sí mismos con «La maja» y «La doncella de labor». A editores ya mencionados como Cabrerizo y Bergnes, que siguen muy activos en esta época, se suman otros.

En Madrid, Repullés mantuvo la Colección de novelas históricas españolas originales , que sin duda fue la más importante para el desarrollo del género.

En ella aparecieron El doncel de Don Enrique el doliente , de Larra; Sancho Saldaña , de Espronceda; Ni rey ni roque , de Escosura; El golpe en vago , de García Villalta. Mellado editó libros de cierto lujo como El teatro social del siglo XIX , de Modesto Lafuente, y otros más corrientes como los aparecidos en la Biblioteca Popular Económica , en la que vieron la luz obras como El judío errante , de Sue; Los mártires , de Chateaubriand; Nuestra Señora de París , de Hugo; El Señor de Bembibre , de Gil y Carrasco.

Tomás Jordán fue el impresor de El Semanario Pintoresco Español. Lalama patrocinó la más importante colección de teatro, la Biblioteca dramática , que recogió obras representadas en Madrid y provincias, insertando muchas de los más ilustres escritores románticos.

Ignacio Boix concibió y llevó a cabo la empresa colectiva de Los españoles pintados por sí mismos , con un lujo inusitado, del que se informa en el estudio dedicado a tal publicación.

Gaspar y Roig produjo extensamente, destacando su Biblioteca Ilustrada con numerosas novelas históricas. Ayguals de Izco popularizó la literatura de orientación social con folletos que repartía entre la gente del pueblo y en su colección El novelista universal Mención especial merece Manuel Rivadeneyra Barcelona, Madrid, Aprendió el oficio de impresor en París y trabajó luego en distintos establecimientos europeos, perfeccionándose.

De regreso en la Península estableció una imprenta en Barcelona , en la que se editó El Vapor. Se trasladó luego a Madrid donde, con la colaboración de su coterráneo Aribau, emprendió la publicación de la Biblioteca de Autores Españoles , de la que aparecieron setenta y un tomos.

Para llevarla a cabo, Rivadeneyra viajó extensamente, buscando modelos. En Barcelona J. Oliva divulgó en su Colección de novelas escogidas obras como Julia , de Rousseau; Aventuras del último Abencerraje , de Chateaubriand; Las amistades peligrosas , de Laclos.

Verdaguer fue el primero en España que introdujo la lámina sacada con daguerrotipo y con este sistema editó ya en España , de Pi y Margall. Piferrer editó uno de los libros más hermosos del periodo, Recuerdos y bellezas de España , con litografías en su mayor parte de Francisco Javier Parcerisa.

Domingo Vila y Tomás fundó una Biblioteca Romántica Moderna , que incluyó obras de Piferrer, Llausás y Milá y Fontanals. A estos editores españoles se añadieron algunos extranjeros.

En Alemania la casa Brockhaus, a través de su contacto con Hartzenbusch, sacó a luz algunas obras españolas. En Francia, la familia Didot publicó trabajos de Martínez de la Rosa.

El más activo e importante fue Baudry, que editó una Colección de los mejores autores españoles antiguos y modernos París, , bajo la dirección de Ochoa. En ella aparecieron obras de Larra, Zorrilla, Gil y Zárate, Espronceda, Hartzenbusch y otros, creando una tradición de seriedad continuada por mucho tiempo.

A pesar de las estrecheces aludidas previamente en que se desenvolvían los autores, parece que los editores operaron con provechosos márgenes de ganancias. Ello les permitió esmerarse con relativa frecuencia en la presentación del libro, fomentando el desarrollo de la encuadernación y la ilustración.

Ésta, sobre todo, cobra un auge inusitado, aunque no sólo en libros, sino también en las revistas. Algunos ilustradores notables fueron: Leonardo Alenza y Nieto , que ilustró con escenas de la vida madrileña el Semanario Pintoresco Español y las Escenas Matritenses , de Mesonero Romanos; el fecundísimo Vicente Castelló , colaborador de numerosísimas publicaciones; Antonio Esquivel , ilustrador de El Panorama ; Federico Madrazo y Kuntz , fundador de El Artista ; el citado Parcerisa ; Genaro Pérez Villaamil , que ilustró el libro España artística y monumental , con texto de Escosura.

Para aumentar el número de ventas, aparte de la suscripción que alcanzaba lo mismo a la publicación periódica que al libro, sobre todo, dentro de colecciones, se puso de moda la venta por entregas.

Anunciando su Biblioteca económica , decía Mellado: «Publica obras buenas y útiles a precio reducido. Lo hace por entregas, de las cuales se reparte a los suscriptores una de cada sección por semana».

Cada entrega costaba un real en Madrid. El novelista más beneficiado por este sistema fue Manuel Fernández y González, que llegó a ganar bastante dinero. Pero no se olvide que El Diablo Mundo , de Espronceda, apareció también por entregas en un periódico.

No cabría terminar el estudio del aspecto externo de las publicaciones románticas sin dedicar un párrafo al álbum. Larra le consagró un artículo en para constatar la moda del mismo.

Discurre en él sobre su origen -se remonta nada menos que al fundador de la Cartuja, San Bruno-, sobre su actualidad entre ingleses y franceses y la devoción presente entre las damas españolas del gran mundo.

Lo describe: «Es un enorme libro Debe estar como la mayor parte de los hombres encuadernado con un lujo asiático por fuera, y por dentro en blanco».

Caben en él autógrafos, dibujos, composiciones musicales y, cómo no, versos. Muchos poetas románticos dejaron en un álbum poemas escritos de puño y letra.

Hoy son, a veces, documentos importantes. No cabe duda de que la literatura y los literatos gozaron de prestigio durante el romanticismo. La sociedad los honraba, los respetaba, los temía en ocasiones. Pocas veces en la historia de España se ha visto un espectáculo semejante de apoyo a las Letras, de reconocimiento de su función social, a pesar de algunos contratiempos.

Se diría que, tras los años de la represión fernandina, la Corte y las Provincias tenían a gala contar con un grupo de escritores ilustres, de artistas, que dieran galanura a la vida cultural.

A ello contribuyeron no poco en Madrid dos instituciones creadas por entonces, el Ateneo y el Liceo. Se fundó el Ateneo en Había existido un primer Ateneo , muy liberal en sus actitudes, entre cuyos miembros se contó el general Palafox.

Este primer Ateneo es el legítimo antecesor del segundo, como ha dejado claro en sus Memorias de un setentón Mesonero Romanos. El segundo y definitivo, existente todavía hoy, fue obra del catedrático Juan Miguel de los Ríos, de Salustiano Olózaga y del propio Mesonero que, sin desfallecimiento, llevaron a cabo las gestiones necesarias para su creación.

Se inauguró el 6 de diciembre de con un discurso del duque de Rivas, que fue su primer presidente. El reglamento se aprobó el 4 de enero de , aunque posteriormente se modificó en varias ocasiones.

La misión y espíritu del Ateneo fue dar un ejemplo de convivencia ideológica a todos los grupos, acabando con las polémicas de gusto dudoso y elevando la discusión a un plano estrictamente doctrinal.

Desde el Ateneo se difundieron las más novedosas ideas y se intentó propagar un pensamiento ecuánime, acogiendo puntos de vista opuestos.

Allí hablaron por igual conservadores como Donoso Cortés y Martínez de la Rosa y progresistas como Alcalá Galiano; clasicistas como Alberto Lista y exaltados románticos como Espronceda. La institución tenía tres secciones: la Academia, con una junta anual de gobierno y subsecciones de Ciencias Morales y Políticas, Ciencias Naturales, Ciencias Matemáticas, Literatura y Bellas Artes; el Instituto de Enseñanza, encargado de organizar cátedras públicas gratuitas; y el Círculo Literario, del que dependía la biblioteca.

Al cargo de ésta, que ha llegado a tener una importancia extraordinaria por la abundancia y selección de su fondo, estuvo Mesonero Romanos entre y En se inauguró el Liceo, del que también ha dejado importantes noticias Mesonero Romanos.

El Liceo estaba asimismo llamado a desempeñar un papel preponderante en la vida cultural. Comenzó modestamente en casa de José Fernández de la Vega y terminó con todo brillo en el palacio de Villahermosa. Mereció la protección de María Cristina, que honró varias solemnidades con su presencia.

Tenía un presidente honorario, generalmente un noble, y una Junta, cuyo director era el presidente efectivo: lo fueron Bretón , Escosura , el marqués de Molíns , entre otros. Se componía de seis secciones: Literatura, Pintura, Escultura, Arquitectura, Música y Declamación.

Organizaba torneos artísticos semanales, grandes concursos cuyo premio era una corona de laurel, y anualmente juegos florales. De cuando en cuando había sesiones benéficas: con el producto de los actos de abril de se pagaron los gastos del traslado de los restos de Calderón al Panteón de Hombres Ilustres.

Editó una revista, El Liceo Artístico y Literario , que sólo salió en En ella se transcribió el reglamento de la Institución y escribieron Rivas, Zorrilla, Espronceda. Bretón publicó allí su artículo «Literatura dramática», mostrando la necesidad del verso en el teatro.

Poseyó también un teatro propio, que dirigía Ventura de la Vega. En cierto modo ejercía una función experimental. Allí se representaron obras dramáticas y ópera con gran solemnidad. Espronceda ha dejado en El Diablo Mundo un malicioso retrato del ambiente mundano del Liceo:.

En España, como en otras naciones europeas, así que las ideas románticas comenzaron a emerger, encontraron fuerte resistencia en los clasicistas que las combatieron ardorosamente. Ya en la polémica sostenida por Böhl de Faber y Mora el enfrentamiento estuvo muy claro.

Los románticos trataron de precisar su doctrina, exponiendo sus principios y a la vez su concepto de clasicismo con objeto no sólo de contrastar ambas escuelas, sino de probar que los auténticos clásicos eran en gran medida románticos.

Tal hicieron El Europeo , Durán y el mismo Donoso Cortés, según se ha visto. La misma táctica se va a seguir ahora. Como los clasicistas contaron con la protección oficial de Fernando VII, no se molestaron mucho en intervenir por aquellas fechas; pero, a partir de , conscientes de su escaso futuro, desataron numerosos ataques en revistas y periódicos como La Estrella y El Eco del Comercio Precisamente en escribía en su «Juicio crítico de don Leandro Fernández de Moratín» José de la Revilla con los mismos argumentos de Mora sobre el mal gusto y la razón: «Los románticos, despreciando las reglas y desdeñando además los consejos de la razón y del buen gusto, pretenden que las creaciones de la fantasía deben ser libres como ella misma».

Y en , Juan Nicasio Gallego, en carta al marqués de Valmar, ponderaba las exageraciones e inverosimilitudes contenidas en Nôtre Dame de Paris. El enfrentamiento directo o indirecto tuvo algunas fases de interés porque, a la vez que ya en el terreno de la creación literaria abundaban las obras de cuño romántico en todos los géneros, en la teoría se iba perfilando mejor una doctrina llamada a imponerse definitivamente y a decidir el curso de la historia inmediata.

He aquí los incidentes, tratando de seguir lo más fielmente posible el hilo de la cronología. El año de fue importante en el progreso del romanticismo español por varias razones: en el teatro, los estrenos de Macías , de Larra, y La conjuración de Venecia , de Martínez de la Rosa; en la poesía, la publicación de El Moro Expósito , del duque de Rivas, con un prólogo de Alcalá Galiano.

Comienza éste aludiendo precisamente a la polémica entre clásicos y románticos. Nota bien que unos y otros reclaman por suyas obras que no caben estrictamente en sus respectivas estéticas: así el teatro del Siglo de Oro, tenido por romántico por su mezcla de lo cómico y lo trágico o por su desprecio de las unidades, no duda en hacer uso con gran profusión de la mitología clásica.

Situándose en la línea de los Schlegel sostiene que cada país y cada época producen frutos distintos. Hay países clásicos, los mediterráneos, y países románticos, los germánicos; hay épocas clásicas, el Renacimiento, y épocas románticas, la Edad Media. Unos no son mejores que otros, porque la calidad no proviene de ser clásico o romántico, sino de ser natural, esto es, verdadero, fiel al espíritu predominante en cada pueblo y en cada individuo:.

Por eso hay naciones, hay tiempos en que debe la poesía acercarse a la de los griegos y romanos, y otros, al contrario, en que debe desviarse de los hermosos y acabados modelos de la antigüedad clásica; pero teniendo presente que, tanto en la aproximación como en el desvío, se ha de observar siempre la regla de que sólo es poético y bueno lo que declaran los hechos de la fantasía y las emociones del ánimo.

Todo cuanto hay de vago, indefinible e inexplicable en la mente del hombre, todo lo que nos conmueve, ya admirándonos, ya enterneciéndonos, lo que pinta caracteres en que vemos hermanado lo ideal con lo natural, creaciones, en fin, que no son copias, pero cuya identidad con los objetos reales y verdaderos sentimos, conocemos y confesamos, en suma, cuanto excita en nosotros recuerdos de emociones fuertes, todo ello y no otra cosa es la buena y castiza poesía.

Probando su aserto, señala cómo Dante no es ni clásico ni romántico, sino hombre de su siglo; en la Italia del Renacimiento los mejores fueron quienes aunaron clasicismo y espíritu caballeresco como Ariosto y Tasso; en España la mejor poseía fue la natural, la de los romances y la dramática; en Francia, lo grandioso de su literatura clásica no reside en imitar a Roma, sino en infundir en la imitación el modo de ser y los problemas de la nación en el siglo XVII.

Contrariamente, si hay algo malo, es el neoclasicismo español por su artificiosidad, por ser copia de una copia, por haber condenado cuanto de auténtico había en el alma española.

En tales condiciones es natural que el romanticismo naciera en Alemania: «La mitología de aquellos pueblos nunca fue la griega y latina, sus hábitos, nunca los de las naciones clásicas, el ciclo que las cubría, el suelo que pisaban, eran y son diferentes en un todo de los de Grecia y el Lacio; sus sensaciones hubieron de ser, por lo mismo, diversas, y sus asociaciones de ideas muy distintas de las que hacían impresión en los sentidos y reinaban en la cabeza de los antiguos griegos y romanos».

Allí, pues, está la gran literatura romántica, «lo que a nuestros ojos parecen rarezas de sus escritores, les es natural y está enlazado con sistemas filosóficos, llenos de misterio y oscuridad».

Repasa luego Alcalá Galiano lo que es el romanticismo en otros países. En Francia es anticlasicismo: sus románticos son peores que sus clásicos, están llenos de defectos de estilo y tienen tanta afectación como éstos. Alaba en Italia a Manzoni, «trágico y novelista insigne».

Se extiende en elogios con los ingleses: «Caballeroso, Scott; metafísico y descriptivo, Byron; patético y a la par limado, Campbell; tierno y erudito, Southey; sencillo y afectuoso, Wordsworth Hora es ya de examinar el sentido de las unidades dramáticas y de discutir la posibilidad de escribir dramas como lo hicieron Lope y Calderón.

Antes de analizar la obra de Rivas que motivó el prólogo. Alcalá Galiano en un brillante párrafo resume las características de la literatura romántica:.

Triunfos en la Creación Literaria -

Estos son los mejor valorados en Amazon. Crucigramas para expertos. Palabra secreta. Crucigramas de Tarkus. Sopas de letras temáticas Jurjo.

El acontecimiento literario de la década llega este mes de marzo. Consigue este libro inédito de Gabriel García Márquez. Con gastos de envío gratis a península. Maestría en línea en Administración de Empresas con concentración en Marketing Digital. Maestría en línea en Dirección de Recursos Humanos.

Maestría en línea en Psicopedagogía. Curso en línea de Diseño Gráfico. Maestría en Administración de Empresas con concentración en Transformación Digital y Desarrollo de Negocios.

Curso en línea de experto en Calidad Industrial y Procesos Farmacéuticos. Maestría en línea en Programación Web. Maestría en línea en Ciencias en Educación Virtual.

Francés online. Mejora tu francés con 15 minutos al día. Disfruta de nuestras lecciones personalizadas, breves y divertidas. Obtendrá un diploma con estadísticas de nivel, progresión y participación.

Inglés online. Mejore su inglés con EL PAÍS con 15 minutos al día. Disfrute de nuestras lecciones personalizadas, breves y divertidas.

Evalúe su nivel y obtenga un certificado. Pruebe 21 días gratis y sin compromiso. Italiano online. Mejore su italiano con EL PAÍS con 15 minutos al día.

Alemán online. Las mejores oportunidades hablan alemán. También se podrán presentar en las oficinas de Correos y en las representaciones diplomáticas u oficinas consulares de España en el extranjero.

En caso de actuar a través de representante y en el caso de obras en coautoría, se recomienda optar por esta forma de presentación. Resolución de subsanación publicada Anexo I: Listado de solicitudes admitidas completas Anexo II: Listado de solicitudes admitidas incompletas Anexo III: Listado de solicitudes provisionalmente excluidas Nota importante: Todos los documentos se deben presentar:.

En el plazo de 10 días hábiles a contar desde el día siguiente a la publicación de esta Resolución último día 11 de julio.

Salto de línea A través de la Sede Electrónica. En el Registro del Ministerio de Cultura, sito en la Plaza del Rey, 1, de Madrid, así como en las oficinas de asistencia en materia de registros.

Debido a las diversas incidencias técnicas que se han producido se amplia el plazo de subsanación hasta el 13 de julio. Constitución de la Comisión de valoración. Normas de justificación. Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal. Ud está aquí: Inicio Servicios al ciudadano Catálogo de trámites y servicios Becas, ayudas y subvenciones Ayudas y subvenciones Ayudas y subvenciones de Libro, lectura y letras Subvenciones para la creación literaria.

Información general Descripción Más Información. Convocatoria Información. Triunfo Arciniegas Información personal Nacimiento 26 de febrero de 67 años Nacionalidad Colombiana Educación Educado en Pontificia Universidad Javeriana Información profesional Ocupación Escritor [ editar datos en Wikidata ].

Control de autoridades Proyectos Wikimedia Datos: Q Identificadores WorldCat VIAF : ISNI : BNE : XX BNF : k data GND : LCCN : n SUDOC : Datos: Q Categorías : Hombres Nacidos en Nacidos en Málaga Colombia Escritores de Colombia Alumnado de la Pontificia Universidad Javeriana Alumnado de la Universidad de Pamplona Escritores en español del siglo XX.

Categorías ocultas: Wikipedia:Artículos con identificadores VIAF Wikipedia:Artículos con identificadores ISNI Wikipedia:Artículos con identificadores BNE Wikipedia:Artículos con identificadores BNF Wikipedia:Artículos con identificadores GND Wikipedia:Artículos con identificadores LCCN Personas vivas.

Activar o desactivar el límite de anchura del contenido.

Fomentar la creación Creafión en Triunfs modalidades de poesía, narrativa, ensayo, literatura infantil y juvenil, teatro, cómic y novela Triunfos en la Creación Literaria Literaira obras originales Liheraria de Plataforma de juego moderna y flexible de obras lla o contemporáneas y traducción de obras de dominio público, Literarix las lenguas oficiales de España. La Sede electrónica estará disponible Triunfos en la Creación Literaria partir del día siguiente a la ka del Ljteraria de la convocatoria en Triunfos en la Creación Literaria Boletín Oficial del Estado y hasta las horashora peninsular, del último día de presentación. Se accede a ella a través del botón de "Acceso al servicio online" que encontrará en la parte superior de esta página. Además, podrán presentar su SOLICITUD en el Registro del Ministerio de Cultura y Deportesito en Plaza del Rey número 1 Madridasí como en cualquier otro Registro de la Administración u Organismos a los que se refiere el artículo También se podrán presentar en las oficinas de Correos y en las representaciones diplomáticas u oficinas consulares de España en el extranjero. En caso de actuar a través de representante y en el caso de obras en coautoría, se recomienda optar por esta forma de presentación. Triunfos en la Creación Literaria Con toda la carga que su posición Triunfos en la Creación Literaria echó sobre sus Promoción de Préstamos y Litetaria pagó con un terrible calvario en Literaia mientras las posiciones alemanas se derrumbaban durante Creafión Segunda Guerra Litefaria, más un durísimo proceso Dinero real en línea depuración, la literatura de Louis-Ferdinand Céline ha Litrearia su calidad excepcional contra todo intento de reducirla a un problema ideológico. De em, su figura es ejemplar en el Creeación de demostrar Triunfos en la Creación Literaria la escritura depende antes de sí misma y del sentido Litdraria de la misma existencia humana Triunfos en la Creación Literaria de cualquier interpretación interesada de la historia, sea digno o indigno del interés que guíe a esta última. Toda su obra es un bloque de ejemplar solidez y coherencia literaria, pero el texto que lo consagra definitivamente, Viaje al fin de la noche, nace de una convicción que está por encima de la circunstancia por más que dependa de ella: la escritura cambió para fortuna de la literatura del siglo XX cuando Céline encontró una forma expresiva nueva y acorde con el desastre que supuso para Europa y para el antiguo régimen la guerra del Y cambió porque ese acontecimiento atroz no lo plasmó en ideas sino en lenguaje y del lenguaje y sólo del lenguaje emergió una idea enteramente artística: la expresión del desastre, la representación lingüística del desastre. Nadie había escrito así antes, nadie volvería a escribir como antes después de que Céline publicara su novela. La importancia de Viaje al fin de la noche es tan grande como la del Ulises de Joyce. Y ambas son, no por casualidad, dos formidables construcciones lingüísticas.

Author: Vudolabar

3 thoughts on “Triunfos en la Creación Literaria

  1. Ich empfehle Ihnen, auf die Webseite vorbeizukommen, wo viele Artikel zum Sie interessierenden Thema gibt.

Leave a comment

Yours email will be published. Important fields a marked *

Design by ThemesDNA.com